¿Te llamamos?

¿Te llamamos?

¿Te llamamos?

Finalmente, adiós al cobre